Sushi, cava y rock and roll.
El chico arándano de prácticas me ha contado esta mañana que en el último concierto de rock en el que estuvo, tuvo el enorme privilegio (o eso parece) de compartir espacio con Pilar Rubio. Yo le he preguntado que quién era Pilar Rubio. Él ha abierto mucho los ojos y ha dicho "¿¿¿¿¿no sabes quién es Pilar Rubio????? ¡¡pero tío!!! ¡esa que está tan buena de la sexta!" Yo he ubicado en mi cerebro (por fin) quién era Pilar Rubio y le he dicho que a mí no me parecía que estuviera tan buena, porque tenía una cara muy extraña, con unos pómulos muy raros, como de travesti chungo. Él ha abierto más los ojos (aún) y ha dicho: "¿La cara? ¿qué cara? ¡¡Pero mira qué tetas tiene!!. Yo he dicho: "¿Las tetas? ¿qué tetas? ¡¡pero mira qué cara tiene!!"
Creo que cuando te atraen por igual hombres que mujeres, llegas a tener un sentido de la estética femenina completamente distinto al de la media nacional. Y sobre todo... creo que cuando te atraen por igual hombres que mujeres, algunas partes de la anatomía femenina tienden a perder por completo su peso específico, y por contra... su reinado específico.

Y que vivan las caras bonitas con tetas de andar por casa.