Qué mal escribo por las noches

¿Te das cuenta? redundancias, palabros, misspelling... un puto desastre. Creo que tengo un motorcillo de vespino en el cerebro y que alguien me lo recarga cuando amanece. Se vé que el poco combustible que me queda a última hora ya no da ingenio más que para hacer la cena y poner el culo en el sofá. Voy a apuntarlo en la frente: NO ESCRIBAS POR LAS NOCHES. NO DIBUJES POR LAS NOCHES. NO DISCUTAS CON NADIE POR LAS NOCHES. NO FIRMES NINGÚN PROYECTO DE LEY CONTRA LOS DELITOS MEDIÁTICOS POR LAS NOCHES.

No, no sé que son los delitos mediáticos. Sólo lo he puesto para que te rías, resoples y pienses "ay, mi pequeño zumbao..."

Recuérdamelo. Dime que no escriba nunca más por las noches. Luego me leo y no hago más que enlazar coños, mierdas y mecagüens. Y empiezo a cambiar, a podar y a pulir, y los silenciosos habitantes del feed (como tú) se acuerdan de mis muertos.

Bueno, nada... que suenas genial por las mañanas. Como de prota de cine negro que está de vuelta de todo. Y que menos mal que no conduces, porque hoy hay mogollón de personas que saldrán a patear Madrid. Hay una marcha contra la ley de aborto, otra contra la pobreza, otra contra el paro agragrio... A mí todas me parecen una gilipollez bienintencionada. Menos la primera. La primera me parece una gilipollez a secas. Como vea otra vez la piara de curas y obispones agarrados a las pancartitas como si supieran una mierda sobre úteros, maternidades y decisiones dolorosas, voy a... voy a... a...

...a organizar una marcha por Madrid.

Luego vuelvo otra vez. Maruk y Azîm se están acartonando de tanto esperarme. Y se les ponen los ojos de botón, como a los padres de Coraline.