Adiós maxivasco, adiós...

Bueno, pues ya se ha ido la furgoneta de traslado. Jon no quiere coche de mando. Va en la furgo, como la tropa y los mandos intermedios. Son las pequeñas tonterías que nadie entiende pero que a mis ojos le honran. Estoy semitriste. Me da palo saberle tan lejos, pero también es verdad que se marcha para asuntos de despacho. Ahí poca cosa puede pasarle, salvo cortarse con un papel o clavarse un bolígrafo en el culo. Y eso es el nirvana, en comparación con lo que eran sus viajes antes, que veías salir a un hombre y siempre tenías que no te devolvieran más que una nariz en una caja de zapatos, o algo así. Me ha preguntado qué quería que me trajera de China, que cupiera en el avión. Le he dicho que un vasco gigante que hiciera bizcochos y ha puesto cara de "venga, Ari..." así que le he pedido que me traiga unos auriculares beats. Es flipante lo de los auriculares beats. 15€ en China y 300€ en España. Pues hala. Marchando auriculares. Que no se diga que no celebro el nuevo álbum de John Newman como se merece. Ya van a ser demasiados regalos de cumpleaños, pero bueno... son los efectos colaterales del día de descanso de caloruzo que tenemos hoy. Nos ha vuelto mimosos. Y no solo a los humanos. Los gatos vuelven a jugar y rebotar en las paredes. Desde aquí puedo ver a Peyote dándose una revolcada con el minigato. Parece talmente que estuviera jugando con un yoyó. Ya ves. Ayer le bufaban y dedicaban soniditos agudos, y ahora están tan amiguetes. Ay. Si las relaciones humanas fueran tan sencillas...

El minicagón hoy va algo mejor. Ya puede despegar el culo de la arena y está creciendo a ojos vista. No me deja dormir seguidas más de dos horas. Juega con mi pelo, juega con mi nariz, juega con mi mano, juega con mi pie, juega con mis huevos... Se me había olvidado lo cansinos que son los cachorros. No pasa nada. Él y yo tenemos buen rollito. Me hace feliz volver a tener tres gatos. Cuando recupere el equilibrio mental, voy a volver a dibujarlos. Es una de esas chorradas sin sentido que me hacen sentir bien.