Ea

Hola blog. Ya vuelvo contigo, porque mañana es mi último día aquí y pasado, el de vuelta a los madriles. Me encantaría poder decirte que la conexión era un asco, que no había tranquilidad para ponerme a postear, que tuvimos una invasión zombie y me fué imposible poder concentrarme mientras me comían el hígado... pero no.


¿No tengo vergüenza o no tengo vergüenza?

Justo. No tengo vergüenza.