Princesitas

Jokin y Gustavo quieren que María sea la niña de los anillos en la boda. Era casi de esperar, porque a la boda solo vamos amigos de pachanga, y el cupo de niñas para dar el paseíllo en un grupo de amigos gays viene a ser reducido. Aún así a Jon y a mí nos dio un poco la risa floja de imaginarnos lo que se les venía encima con la idea. María llevando los anillos va a venir a ser como Chewbacca bailando un minué. Un despropósito. Les propusimos a Simón, que también es niño y guapo, se deja poner ropa paria con una sonrisa, y queda perfecto en celebraciones y eventos, pero nos dijeron que no, porque querían que llevara "un vestido tipo princesita." Ahí ya directamente nos despanzurramos de risa en el suelo. Vestido de princesita. Maríamemato. La que pide Hulks a los reyes e improvisa pistas de triciclocross en el descansillo de las escaleras. La que pasa los agostos persiguiendo a los perros por el jardín con el chumi al aire y las bragas por montera. Esa María. A esa quieren vestir con tules y perifollos.

Jon dice "esto no me lo pierdo" y se desmanganilla de risa. Yo, por ahora, me debato a ratos entre la carcajada y el pánico.