Heidi

Perdóname. Llevo una semana de infierno en vida. Tres exámenes en días alternos. Y por supuesto los llevo preparados como yo te diga, así que dedico los días intermedios para estudiar y repasar a doscientos por hora, mientras con la otra mano trabajo, mantengo el entrenamiento, hago mis monigotes y preparo la clase del sábado. Todo eso aderezado con verano y los maravillosos 37 grados que ya están aquí. Vaya... que soy todo un festival de alegría y buen humor.

Anoche tuve que dormir con el ventilador puesto. Jon K. sigue siendo antiaire acondicionado y mantiene su postura de dejar solo la instalación del salón. Cuando intento pujar por otra cosa, como poner un puto split en los dormitorios, tengo a toda la maldita democracia-tribu en contra. Pedro dice que él está bien y que para dos meses al año no lo necesita (jodío raciocinio), Simón que el aire acondicionado no es bueno para el planeta y María... María ni cuenta porque pesa 300 grs. y no tendría calor ni envasada al vacío en el Kalahari. Y ahí me quedo yo. Solo, fané y descangashao ante las hordas antiaire, y sudando como un pollino (recordemos aquí que tengo un bicho en el hipotálamo que me descogorcia el funcionamiento tiroideo y vengo a tener la temperatura corporal de una señora menopáusica de 130 kilos). El verano pasado le dije al Jon que dormiría en el salón en plan amenaza "o me das fresquito nocturno o no follas" y para lo único que sirvió es para que al final se vinieran todos conmigo al salón a dormir con los colchones tirados en el suelo, en plan campamento de verano de diversión y jolgorio. Y con la puting suerte de que encima, al tener una cristalera enorme al jardín, ni siquiera hacía falta poner el aire, porque entraba fresquito guais solo con abrir las mamparas.

Lo he dicho hace un rato y lo mantengo. Necesito ser Heidi. Necesito vivir en lo alto de la última montaña, entre nieves y bajo ceros. Rodeado de perros, bichos y cabras, aislado del mundo mundial y comiendo queso con queso, mezclado con más queso.

Bueno, o perfeccionando más el asunto... necesito ser Heidi con wifi.