Día 2

Acabo de llegar y ya no quiero irme. Que fíjate si me quedarán días. Que solo llevo dos y se supone (porque el hombre propone y el ejército dispone) que vamos a estar quince. Pero aún así, ya estoy todo tonto pensando en que no quiero irme. Y cuando amanece y entra el olorcillo a eucalipto e higuera por la ventana, siento como que estoy en mi lugar feliz y que quiero salir de Madrid. Para luchar contra la chorrada, pienso en mis gatos. Hoy he hablado con mi suegra y me ha dicho que están estupendamente y que parecen felices. Eso me consuela. Señal inequívoca de que les quiero. Con tal de que estén bien, cuanto más pasen de mí, mejor. Este pueblo está lleno de gatos. Anoche mismo se nos coló uno por la terraza. Flacucho y jovenzuelo. Quizá una hembra. Tenía unos ojos de dibujo egipcio alucinantes y apareció reptando en plan ninja. Le estuve dando jamón york mientras los niños decían "noslollevamos-noslollevamos" y  Jon decía "aydiós-aydiós". Nah. Vino, comió y huyó. Hoy le esperaré otra vez. Si es listo, volverá. Y como yo también lo soy, le dejaré ir. Soy consciente de que no puedo llevarme a todos los gatos que se cruzan por mi camino. Quizá en otra vida, en otro lugar, en otro mundo. Por ahora en la tribu está cubierto el cupo.

Somos bastante felices estos días. Todos. Jon, los niños, los perros y yo. A las ocho ya los tenemos a los tres arriba y a las diez y poco de la noche, ya están durmiéndose por las esquinas. Hoy un poco antes de comer nos escabullimos Jon y yo para tener un poco de sexo y le pedimos a Pedro que vigilara a María. Ya nada perfectamente, pero no deja de estar como una maraca de Machín. Pedro nos miró muy gravemente y dijo "la cuidaré con mi vida." Tuvimos que aguantarnos la risa hasta que estuvimos fuera de su campo visual. Tanto que con la juerga casi se nos olvida lo del sexo. No sé de dónde saca Pedro sus frases. De verdad. Tenemos la teoría de que las memoriza cuando las oye en películas o las lee en libros y luego las va soltando según le parezca que el momento lo merece.

Te dejo hasta mañana. Me voy a dar un baño en la piscina. A las nueve de la noche. Ja. Mejora eso.