Día 8. Lo sé porque ayer fue San Fermín

Acabo de levantarme. Ayer me declaré en huelga de teclados caídos. La noche anterior volvimos a la tormenta con truenos, rayos y centellas, así que por la mañana estuvimos viendo un monasterio en Arenas de San Pedro (camino entre arboledas, mágico donde los haya) y dio la puñetera casualidad que también nos llevó a descubrir otras piscinas naturales. Estas con escalerillas (bueno para niños) y con trampolín (bueno para arieles saltimbanquis), así que ya entrada la tarde  nos acercamos a probarlas. Esta vez no hubo culebras. María hizo amistad con dos niños escoceses que no hablaban ni jota de español (ni falta que hacía) y estuvo jugando con ellos a lo sargento durante las 2h. que estuvimos allí. Qué mandona es la puñetera. A quién me recordará... Luego, de vuelta a nuestro miniparaíso, Jon K. me invitó a un copazo y nos dedicamos a enseñar a jugar al billar a nuestros dos cachorros mayores, mientras María jugaba a coger grillos con el hijo de la chica que atendía el bar (incombustible María). En una de esas nos trajo un saltamontes-langosta-bicho del pleistoceno, verde, asqueroso, y del tamaño de mi pie, colgando de una pata "MIRA QUÉ MONITO". No terminamos de entender la afición que tiene esta niña a agarrar bichos repugnantes y exhibirlos como si fueran gatitos de peluche. De verdad. Tiene la válvula de la asquerosidad claramente estropeada.

Hoy, la dueña de la casa donde estamos nos ha dicho que va a hacer una paella para los inquilinos de los tres chalets donde estamos (que por lo visto la mujer está desnudita en la vida, porque son todos suyos y todos los alquila por una pasta) y que no hagamos comida. Hemos contado y en total calculamos que seremos unas 16 personas, así que estamos sumamente intrigados sobre cómo demonios va a hacer una paella para 16 y dónde demonios piensa servirla. Yo tengo la teoría de que simplemente hará paellas como si no hubiera un mañana y las irá distribuyendo en tupperwares, pero Jon dice que no. Que lo hará en plan fiesta social de platito de papel y cucharada.

Qué bien. Fiesta social. Con lo que me gustan.

Te dejo. Me voy a buscar algún árbol en el que trepar con Pedro y esconderme.