Máster. Del Universo.

Hoy he tardado un poco en venir contigo porque he ido a solucionar unos papeles de matrículasuniversidadesbecaspollasenvinagre. Este año aparco el tercer grado (qué bien suena eso. Como a policías) de una carrera y me lanzo al máster de la otra. Este año sí. Cuento con que me suban el sueldo y me lanzo en plancha. El mundo no es de los cobardes. Aunque he montado un miniapocalipsis con el asunto máster, porque le dije a Jon que si no me concedían la beca no aceptaría que me lo pagara y se levantó la ira espartana. La ira espartana es la peor del mundo mundial, porque no es una ira como las demás de puñetazo en mesa, golpe y pim-pam-pum-crash, no. Es una ira silenciosa. Una ira casi pacífica. Tan silenciosa y tan pacífica, que cuando te estalla en los morros no te das ni cuenta. Jon es así. Es capaz de arrasar Troya sin que se le mueva ni una ceja y sin pegar ni una voz. Un enemigo en la batalla bastante flipante. Tipo samurai: "ahora voy a tener que destriparte, querido amigo... Pero tranquilo que no te dolerá. Sujetame un momento tu intestino que no se desparrame, que queda feo."

Por ahora doy pases de capote con la esperanza de que me concedan alguna beca por créditos, porque no voy mal de nota. Aunque sea sin dietas. Si cuando salgan no estoy en la lista de agraciados, pues... ya me tocará o claudicar, o volver a pelearme. Por el momento tengo fe. Tampoco contaba con conseguir la plaza para el máster, así que quién sabe. A lo mejor este es mi año y hago carambola. Jokin dice que hago el idiota no aceptando el dinero de Jon porque al casarnos, ya no es "el dinero de Jon". Sé que tiene razón. Lo que me impide aceptarlo es algo que me nace de dentro y que me cuesta mucho evitar. Algo que ni siquiera tiene que ver con Jon, sino solo conmigo. Pero bueno. No quiero comerme mucho la cabeza, ni soy partidario de angustiarme por ahogarme antes de caer al agua. Prefiero mucho más el sistema O'Hara: ya lo pensaré mañana.

He hecho un pastel de atún y cangrejo. Tiene un aspecto bastante ajqueroso. Como de blongui-blongui naraja. Pero llevo toda la semana en plan superchef "voyahacerpasteldeatún-voyahacerpasteldeatún" y ahora no me queda otra que comérmelo y poner cara de que está buenísimo.

Para estas lides también me vendría de coña ser un poco samurai.