Círculos

Hola Jon. Ya es viernes y ayer tampoco aproveché todas la horas de clase. Simplemente, me puse a trabajar en un logotipo chulo de azules y se me fue el santo al cielo. Luego volé (literalmente) hasta el autobús, pero el autobús no voló después por mí así que llegué, como tú dices, "para firmar y poco más." No me da mucho la vida y la mente, Jon. Me noto como distraído y relleno de paja. Ayer por la noche, cuando ya había bañado-acostado-cenado a todos y cerrado el portón, me puse a terminar la viñeta de la semana que viene. Hubo una conjunción cósmica y justo cuando coloreaba, me llamó Miguel para darme las gracias por cederles el dinero de las publicaciones. Me hace mucha gracia como empieza siempre las frases de agradecimiento "los gatos y yo estamos muy contentos..." "los gatos y yo te agradecemos mucho..." Es como una cooperativa multigato. Mola todo Miguel. Cuando me toque esta noche el Euromillón pienso donarle todo el pico de mis cientosmiles de millones. Y le haré una web de comics de gatos con beneficios solo para él. Pero todo eso después de habernos mudado a Islandia. No te preocupes.

Mañana tengo ensayo en escenario con mis niños de danza. Llevamos la obra milagrosamente preparada para la función de Navidad, incluso a pesar de que su profesor sea un impresentable con pelánganos que monta las coreografías a última hora y se pase clases enteras improvisando con ellos bailes de electrodance. Me siento un poco culpable conmigo mismo por montar El Cascanueces. Yo jamás en la vida montaría El Cascanueces para Navidad, Jon. Porque en esta vida hay gente que elige El Cascanueces para Navidad y gente que pinta osos panda morados, y yo soy de los segundos. Pero como en esto de las clases estoy de camuflaje, pues... nada. Haré lo que esperan que haga.

La verdad es que se me da muy bien el camuflaje, Jon. Aprendí cuando era muy pequeño y es un arte que nunca he olvidado. Resulta imprescindible cuando naces círculo en un mundo de cuadrados.

Te quiero, Jon. No pierdas el camino de vuelta.